Prostitutas marroquies francia prostitutas

prostitutas marroquies francia prostitutas

Esta toma de posición no significa ignorar los daños experimentados por las trabajadoras sexuales [2] que allí ejercían su oficio. Bousbir no se limita a los aspectos mencionados aquí sino que hace posible formularse otras preguntas m.

Esta pregunta aparentemente inofensiva es el punto de partida de este texto. Si es difícil de responder, ciertamente es porque se carece de las fuentes necesarias para ello pero sobre todo por la dificultad de decidir sobre los criterios para determinar si tal o cual visitante de Bousbir era un turista. Este artículo pretende examinar la relación entre turismo, colonización y sexualidad. Zytnicki y Kamali , Brennan , McClintock Apenas se ha indagado sobre su significado de conjunto, eso es precisamente lo que constituye el motivo central teórico de este texto, en el que se plantea la cuestión de la dimensión sexual del turismo colonial o la dimensión colonial del turismo sexual.

La primera parte de este artículo se dedica a presentar brevemente Bousbir. Casablanca era el escaparate del imperio francés y un lugar de experimentación urbana Cohen y Eleb Era lógico, pues, que se buscara una respuesta moderna y racional a la cuestión de la prostitución Maghraoui , y previsible que esa respuesta se formulara en términos espaciales. En muchas ciudades de Europa y de las colonias, existían barrios prohibidos a la prostitución pero no había ninguno construido con esa finalidad, como Bousbir.

El barrio formaba un cuadrado de metros por , rodeado de un alto muro ciego con una sola puerta como entrada fig. La valla de Bousbir y su ubicación en las afueras de la aglomeración garantizaban las buenas condiciones de control y la discreción. Entre y mujeres moras o judías [3] , vivían allí y ofrecían sus servicios sexuales a 1 a 1 visitantes por día Bernard Bousbir tenía un cine, un hammam, cabarets, restaurantes, cafés, tiendas, una comisaría de policía y gendarmería, una prisión y un dispensario médico.

El barrio se organizaba como una ciudad independiente aunque tenía un claro aire de prisión. El arquitecto Edmond de Brion eligió un diseño de edificios y paisajes urbanos conforme al gusto orientalista de los visitantes de la zona fig.

Bousbir ofrecía la experiencia multisensorial [4] de una inmersión en la atmósfera exótica y erótica de Oriente. Por supuesto, el lugar era ficticio, y eso no escapaba a la mayoría de los visitantes, que, sin embargo, no dejaban de celebrar los encantos del lugar.

El visitante de Bousbir recorría así en un pequeño espacio un microcosmos del Reino marroquí: De ese modo, los coches llevaban allí, en la temporada de cruceros, a riadas de extranjeros armados con sus kodaks.

Al mismo tiempo, cien postales diferentes, vendidas — por piezas o en formato de colección — en Casablanca y probablemente en Bousbir, incluían el barrio. En , desembarcaron Para consternación de las autoridades y de la comunidad empresarial local, estos viajeros permanecían muy poco tiempo en Casablanca, que, por otra parte, tenía pocos atractivos que ofrecer.

Los turistas iban a Bousbir en grupo con un guía, en pareja y pocas veces solos. Los turistas visitaban Bousbir como espectadores. Las postales de Bousbir se dirigían a una esposa, a una madre, a un compañero de trabajo o a un vecino, sin que el motivo de la postal planteara problema alguno ni el texto del remitente hiciera referencia a su imagen. Las lógicas desplegadas se explican por una postal La guardia de entrada al barrio prohibido fig. Es una auténtica ciudad de 2. Si se tiene en cuenta la mayoría de los cruceristas desembarcados en Casablanca y algunos europeos llegados por tierra viajaban a Bousbir, se puede estimar que los turistas internacionales representaban la décima parte de sus visitantes.

Ocurría que solían alquilar una habitación en Bousbir en lugar de alojarse en el hotel. Sería estupendo que Bousbir se pareciera a otros barrios de Casablanca o a los otros barrios prohibidos. Pero no hay nada de eso. Bousbir era un simulacro Baudrillard Los burdeles de la ciudad donde actuaban las trabajadoras del sexo europeas sólo se abrían a los clientes y no ofrecían ni el mismo decorado ni el mismo ambiente que Bousbir.

Las calles de Casablanca en las que trabajaban ilegalmente las prostitutas aborígenes, eran sórdidas y no ofrecían el mismo pintoresquismo que el barrio prohibido. Incluso a los habitantes del Protectorado, Bousbir les proporcionaba una experiencia extraordinaria y su atmósfera les proporcionaba un encanto especialmente atractivo, suficiente para justificar una visita a la vista de todos. Para quienes llegan a Eurodisney desde París, Berlín o Nueva York, la visita al parque no cambia mucho.

Si el turismo se define como un movimiento con fines de ocio frente a las instalaciones del diario, es indudable que todos los visitantes de Disney son turistas, puesto que el parque se localiza en un país absolutamente distinto e imaginario para todos ellos. Si nos atreviéramos a hacer la comparación, el caso de Bousbir sería semejante. El barrio era un lugar cotidiano sólo para los que trabajaban allí; para los visitantes, Bousbir era otro mundo. El primero era el del turismo colonial.

El turismo de Marruecos estaba en pleno auge en los años , el Protectorado aparecía en este sentido por delante de lo que sucedía en otras partes del Imperio Colliez , de Mazières , , Kahn , Erick , Kamali , Llanes , Stafford La promoción del turismo en las colonias tenía fines económicos en términos de desarrollo local, pero también encerraba un objetivo ideológico: En , turistas visitaron Marruecos; en , fueron Stafford El segundo contexto turístico era el de la visita a los barrios prohibidos.

Así, en la película Pepe le Moko J. En la lógica de la interacción entre esos componentes, los visitantes no blancos de Bousbir tenían allí un estatus de segunda clase. Su presencia era considerada inconveniente en Bousbir por parte todos aquellos que habrían preferido que el turismo en el lugar fuera una actividad homosocial: El empresario de M.

También hay estupendos beneficios para los hoteles de lujo esos sí que son de lujo , para la policía, que siempre saca tajada, para los taxistas y, en general, para toda la sociedad que, por la mañana, parece no acordarse de lo que ocurrió en las calles de Marrakech la noche anterior, y niegan a las putas el saludo, el acceso a las peluquerías de las señoras respetables, etc.

También la cosa es conveniente para los turistas, por supuesto. Los precios van de los 12 a los 50 euros. De ahí descuenta el bakshish soborno policial y lo que se lleva el chulo o el empresario… vamos, que el polvo le sale caro sobre todo a la chica. Las enfermedades de transmisión sexual son un ir y venir.

Si vas a comentar debes saber que: No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Sobre todo cuando cada pocos meses hay que ir a mendigar al Golfo para poder seguir pagando. Por el tema de las discotecas un amigo europeo me contó una vivencia similar en las discotecas de Marrakech. Por otro lado, me parece a mi que con la prohibición pasa como cuando en pleno Franquismo la gente cruzaba a Francia para ver films prohibidos.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Recibir nuevas entradas por email. Inicio Sobre mí Vídeos La turista accidental, año cero. Acerca de Lux Lisbon Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo.

Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo.

Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él.

Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje Esta entrada fue publicada en Notícias , Reportajes y etiquetada censura , Marruecos. Guarda el enlace permanente.

Bousbir no se limita a los aspectos mencionados aquí sino que hace posible formularse otras preguntas m. En segundo lugar, el barrio invita a definir el turismo colonial menos por el origen fallout prostitutas prostitutas llefia los visitantes, el lugar o el contexto de la visita que por las relaciones de poder que entran en juego. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Turismo, prostitución y turismo sexual: Lo sentimos, tu blog no puede compartir entradas por correo electrónico. Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico.

0 thoughts on “Prostitutas marroquies francia prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *